¡Gracias, familias trimestrales!

Una vez en un entorno de conversaciones informales, alguien comentaba que su padre siempre le decía: “un segundo se mide en lo que tarda un semáforo en ponerse en verde y que te pite el coche de detrás”. Y efectivamente, estamos acostumbrándonos a lo instantáneo y a la inmediatez de las cosas y esperar un segundo se nos hace un siglo. Por eso, plantearnos una experiencia que, ni de lejos dura un segundo, sino que se extiende por días, semanas y meses, nos parece algo eterno.

Sigue leyendo “¡Gracias, familias trimestrales!”

Blog de WordPress.com.

Subir ↑