¿Volver a casa?

Qué difícil es pensar en una frase que condense y refleje el momento que estáis viviendo cada una de vosotras, familias AFS, por un lado, tan similar, pero por otro tan distinto y desde una perspectiva diferente. Pero creemos haberla encontrado y es la que pone título a la entrada de hoy: sprint final. ¿Y qué significa este sprint final para vosotros?

–       Como familias anfitrionas, la recta final de vuestro programa de convivencia con un joven de otro país al que le habéis abierto las puertas de vuestro hogar.

–       Como actuales familias de envío, estamos en la recta final para ese tan esperado abrazo con vuestra hija o hijo tras una experiencia en el extranjero.

–       Como futuras familias de envío, estáis viviendo la recta final antes de que vuestros hijos emprendan su programa en otro país dentro de unos meses.

¿Y cómo estáis viviendo cada una de vosotras y vosotros este último trayecto? Seguramente con mucha contradicción de emociones y sentimientos. Pero si vosotros lo vivís así, imaginaos los jóvenes (tanto vuestros hijos que están en el extranjero, como los que están en nuestro país) que están a punto de terminar esta experiencia. O en algunos casos, empezarla dentro de unos meses. Estarán viviendo algo parecido a esta imagen:

Soga-02.jpg

¡Qué difícil! Qué duro cuando tienes ganas de volver a encontrarte con tu familia y tus amigos, pero a la vez quedarte con las nuevas personas que has conocido en este tiempo. Qué duro es pensar ahora en la identidad de uno mismo basada en los nuevos valores que ahora llevamos por dentro, en pensar cuál es nuestro hogar ahora, cuál es nuestro lugar en la sociedad… Ya no son los mismos jóvenes que se embarcaron en esta aventura hace meses llenos de nervios, miedos e incertidumbres. Pero vosotros como familia, tampoco sois los mismos.

¿Os acordáis del día en el que empezó todo? Y podemos tomar como referencia el día en el que decidís contactar a AFS por primera vez. Ahí, toda la maraña se pone en marcha y como decía Heráclito de Éfeso: “nadie se baña dos veces en el mismo río porque todo cambia en el río y en el que se baña”. Pues lo mismo pasa tras esa llamada a AFS o tras ese e-mail o solicitud de información: todo cambia.

Todo cambia. Vosotros como papás y mamás, tanto de envío como de recepción, sois a la vez ese río y esa persona que se baña, sois la casa de la que vuestros hijos se van y a la que de manera muy diferente volverán. Todo cambia. Hasta vuestro hogar habrá incorporado algún elemento “folklórico” procedente de otra cultura, seguramente. Todo cambia. Vosotros también os habéis abierto al mundo y aprendido el valor tan positivo de las diferencias que existen entre culturas. Todo cambia. Y cada participante de AFS termina muy pronto esta experiencia intercultural con una maleta llena de nuevos valores, habilidades, idiomas, personas…

Después de una experiencia de AFS, cada hogar se transforma y pasa de ser un espacio de convivencia para ser un hogar abierto al mundo. ¡Preparaos para las visitas internacionales! Pero sobre todo para afrontar el “después del programa” con una nueva visión, nuevos puntos de vista y nuevas perspectivas.

A partir de ahora la frase “volver a casa” tiene un sentido mucho más amplio, más intercultural. Por eso queremos que compartáis con nosotros esa transformación de vuestro hogar sin tener que haber movido ningún mueble de sitio.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: