El poder curativo de escuchar

A veces vamos al cine o dejamos la televisión puesta y empezamos a ver una película que no hay por dónde cogerla. Los primeros minutos a veces nos cuestan, son intensos pero lo damos todo intentando descifrar quién es cada personaje o por dónde va la trama. Desde la comodidad de nuestro asiento, nos limitamos a observar haciendo un mínimo esfuerzo por mantener nuestros sentidos del oído y de la vista lo más activos y atentos posibles.

Aunque esta es una acción unidireccional (quizás en un futuro no muy lejano acabemos interactuando con los propios personajes de una peli), ponemos en funcionamiento unos mecanismos que nos ayudan a entender mejor una situación y, por consiguiente, disfrutarla más. Como hablábamos en la entrada anterior, hoy retomamos el tema de la escucha activa. Pero en esta ocasión nos vamos a centrar en la parte más práctica de esta herramienta que hará que disfrutemos, comprendamos y aprendamos de cada uno de los acontecimientos que se van sucediendo en esta aventura intercultural.

Como si se tratara de una estructura argumental en la que cada elemento y premisa cuentan para llegar a la conclusión, durante la participación en un programa AFS la escucha activa es la clave para resolver la trama. No solamente escuchamos lo que la otra persona nos está diciendo directamente, sino que practicando la escucha activa, somos capaces de escuchar y entender sus sentimientos, sus ideas o los pensamientos que subyacen a lo que se está diciendo. En otras palabras, que seguramente nos suenen mucho más: no es el qué, sino el cómo y el por qué.

En ese sentido, para poner en práctica la escucha activa existen, por un lado, las ideas para demostrar que estamos escuchando; y por otro, las recomendaciones para llevar a cabo la escucha activa.

Algunas de las maneras en las que podemos demostrar que estamos escuchando activamente son:

  • Observar e interpretar el lenguaje corporal de nuestro interlocutor. Descifrar sus gestos nos permite conocer su estado emocional entre otras cosas.
  • Dar señales de que verdaderamente estamos escuchando. Con un simple “ajá” o “ah” la otra persona se sentirá animada a seguir compartiendo su mensaje con nosotros.
  • Mostrar empatía para hacer ver que entendemos lo que nos cuentan. Las muletillas del tipo “te entiendo” o “ya veo” aportan comodidad a la situación.
  • Usar recursos comunicativos como resumir la situación para demostrar que la hemos entendido, hacer preguntas para recabar más información, pedir aclaraciones si algo no entendemos, ser pacientes, respetar los silencio y el tiempo del otro.

Quizás todo esto suena muy fácil. Pero hay unos elementos que, quizás nos cuesten más llevar a cabo, pero son los que dotarán de poder curativo a la situación:

  • No juzgar. Como premisa básica y esencial, no solo de la escucha activa, sino de la misión de AFS Intercultura.
  • No distraernos ni interrumpir a la otra persona.
  • No rechazar ni minimizar los sentimientos del otro. Así como descalificar u ofrecer un consejo que no se ha pedido.
  • Seguir escuchando en vez de contar nuestra historia.

¿Os imagináis tener el poder de ayudar a las personas sin mover un dedo? En una sociedad en la que nos movemos a un ritmo vertiginoso, parece que estamos programados para hablar de nosotros mismos, estamos más centrados en ganar un argumento que en escuchar la opinión y punto de vista del otro y en dar consejos todo el tiempo.

Los efectos secundarios de la escucha activa no son solo beneficiosos para la persona que nos transmite un mensaje y quiere buscar una solución a un problema o resolver un conflicto. Nosotros, como oyentes, acabaremos entendiendo mejor a la gente, evitando los tan indeseables malentendidos y, sobre todo, acabaremos estrechando los lazos y los vínculos con las personas con las que interactuamos.

Desde AFS Intercultura, os animamos a poner en práctica esta técnica para poder sacar mayor provecho de la experiencia y esperamos, por supuesto, vuestros comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: