Una esponja en Guiza

¿Os imagináis? Lo mejor es que ni os podéis hacer una idea del jugo que tiene una premisa, por un lado, tan absurda; pero por otro, tan curiosa, como la que da pie a esta historia de un porífero paseando por la Necrópolis de Guiza. Os animamos a que nos acompañéis hasta el final; no, nos hemos vuelto locos.

Por un lado, ¿qué hace una esponja marina a orillas del río Nilo? Vale, reconocemos que nuestros conocimientos de biología no nos permiten afirmar a ciencia cierta si este animal (que, ¡ojo! hasta el año 1765 se consideraba una planta porque es el único animal que carece de sistema nervioso) sobreviviría en un entorno tan adverso. Probablemente no. Pero lucharía al máximo para adaptarse, ¿no creéis?

Y por otro lado, ¿os imagináis este ser ascendiendo hasta el vértice de la pirámide de Keops, absorbiendo y aspirando todo lo que encuentra a lo largo de los 150 metros de subida? Aquí tendríamos que tirar un poco de imaginación porque las esponjas marinas ¡no se mueven! Aunque últimamente hay quien afirma que algunas pueden realmente desplazarse de un sitio a otro. Pero claro, a una velocidad de 4 mm al día por lo que este hecho tan importante había pasado inadvertido a los ojos de los biólogos. ¡Lo que hace no prestar atención a las cosas!

Desde luego, por disparatado que todo esto suene, es fascinante poder estar visualizando esta historia en nuestra mente, pero también es algo que nos puede resultar familiar y cercano (para enredar todavía más nuestra propia versión de “los documentales de la 2”).

Y seguro que os estáis preguntando todos: ¿qué hace una esponja de mar en un escenario que existe hace más de 4 mil años y expuesta a casi 50 grados? (Aunque en el fondo tampoco es una pregunta tan descabellada ya que su uso fue probablemente descubierto por los egipcios). Pues seguramente esa sea la misma pregunta que muchos de vosotros habéis tenido que responder desde que os embarcasteis en esta experiencia intercultural. Aunque probablemente haya sido más del tipo “¿qué necesidad tienes de meterte en esto?”.

Imaginaos la satisfacción de esta valiente esponja, tan aventurera ella, después de haberse enfrentado a todos los retos y adversidades, al poder vislumbrar toda la llanura que se extiende ante ella desde la cumbre de la pirámide. Pero lo que es más importante aún: todo de lo que se habrá ido empapando durante su ascensión de 150 metros (a 4 mm al día, hagan cuentas de cuánto dura su propio programa de aprendizaje intercultural).

Pirámide.pngY eso es un aspecto crucial de una experiencia AFS: ir impregnándose a cada paso de nuevos aprendizajes. Aunque no es la de Keops, ni Kefrén ni Micerino, nuestra propia pirámide está dividida en 4 niveles sobre los que impacta un programa en el extranjero: a nivel personal, interpersonal, cultural y global.

Niveles que, a diferencia de las esponjas marinas que llevan millones de años sin cambiar, propician una evolución. Una transformación que comienza por quiénes somos nosotros mismos (nivel personal), a cómo nos relacionamos con los demás (nivel interpersonal), para pasar por comprender nuestro ámbito más cercano (nivel cultural) y entender que somos parte de un todo (nivel global). Por eso, hay que empaparse de cada peldaño de la pirámide.

Respiremos. Tanta flora y fauna vaticinan una conclusión muy profunda. Pero en realidad, lo que nuestra particular esponja nos quiere enseñar es que todo depende simplemente de cuántos centímetros separan nuestros párpados a la hora de mirar desde la cumbre de la pirámide a la que decidamos subir. Es decir, cómo de abiertos tenemos los ojos para apreciar nuestro entorno y aprender de cada persona que nos rodea. ¡Cuántos años se ha tardado en descubrir que estos seres se desplazaban! Y lo estaban haciendo delante de nuestros ojos, pero parece que no le prestábamos la suficiente atención, mientras que ellos nos iban contando desde hace 635 millones de años la historia de la vida. De unos seres que pueden parecer tan insulsos, insignificantes y que ni siquiera han evolucionado en 100 millones de años, hemos aprendido sobre cómo la vida se ha ido desarrollando en nuestro planeta. Al principio pensábamos que eran plantas, pero luego los conocimos mejor, nos acercamos a ellos sin miedo y con interés y acabamos descubriendo que eran animales. ¿Os suena a algo?

Por eso… ¿no creéis que merece la pena dar una oportunidad a la mezcolanza, a los retos, incluso adversidades que se no presentan a lo largo de una experiencia intercultural? Nosotros creemos que sí porque, hasta en lo más insignificante y desapercibido radican grandes aprendizajes, sorpresas y descubrimientos.

2 comentarios sobre “Una esponja en Guiza

Agrega el tuyo

  1. Dar una oportunidad a la mezcolanza, gran y original entrada ;), aunque si bien, al principio, asusta, ya sea por pereza o por inseguridad, miedo o desconocimiento. Cuando, aún no se por que, en nuestra familia, decidimos dar el paso, nos hemos dado cuenta que era una oportunidad a la mezcolanza y mejora de nuestra humanidad, por supuesto, pero sin duda y quizá más importante, por cercano a nuestro dia a dia, era una oportunidad clarísima al desarrollo de nuestra Familia e Hijos, incluso de nosotros mismos y de nuestros parientes cercanos, tanto para nuestra Hija que este año está en Suecia, como para la Estudiante austriaca que tenemos en casa y que en ambos casos, nos exageran lo que tenemos y nos crean nuevas virtudes de Amor, Generosidad, Paciencia, Tolerancia y Flexibilidad.
    Primero y como siempre Gracias por la experiencia a Afs, segundo, Animo a todos a seguir, pues en esto, como la esponja, que aún lenta, es imparable, de ahí que para el año que viene, Gabriel nuestro hijo se va a Alemania y así queremos seguir viviendo en la Generosidad de compartir aquello que nos parece maravilloso, saludos, Jordi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: