“Educación como legado para nuestros hijos”

Olga y Jordi son padres de una joven valiente que se encuentra viviendo su experiencia AFS en el extranjero. Un camino donde hay piedras de todo tipo que esta familia comparte con nosotros pero donde cada semilla tiene, sin duda, su fruto.

“Cuando decidimos tener hijos, teníamos claro dos cosas: una, que queríamos ser padres que educaban a sus hijos para que no fuésemos completamente imprescindibles y dos, que nuestro legado sería su educación y en ella iba intrínseca la formación de más de una lengua extranjera.

¡Había que trabajar duro! El objetivo no era fácil pero tampoco inalcanzable. Y muchos años después aquí nos tenéis, con tres hijos: María, Gabriel y Lucas y haciendo realidad nuestros propósitos de antaño.

Fue un día, que en nuestra inquietud de dar a María la oportunidad de estudiar en el extranjero, un buen amigo nos habló por primera vez de AFS. Sin dudarlo navegamos por su web, nos informamos, conocimos mucha gente que había ido y/o enviado a sus hijos y en un instante ya estábamos asistiendo a una sesión informativa en Barcelona.

Fue un “flechazo a primera vista”, ya que salimos convencidos de que al siguiente año, que María cumplía 16, comenzaría su aventura. La decisión fue fácil. Obró el entusiasmo que recogimos de AFS y nuestra convicción de que no hay mejor camino que madurar fuera de casa en una experiencia no exenta de obstáculos y preocupaciones, pero llena de valores y esfuerzos, con mucha esperanza y ánimo.

maria-swe-2016
María se atrevió a vivir una experiencia de un año en Suecia.

Y así María se contagió de esa ilusión y empezó todo el proceso. Se decidió por Suecia. Con la ayuda de todo el equipo técnico y del voluntariado, fuimos viendo que el camino en AFS se hace entre todos. Primero los encuentros entre estudiantes, incluyendo a los familiares y al final, sin darnos cuenta ya estábamos preparando las maletas, inquietos en saber qué familia la recibiría, cómo sería, si se integraría y un sinfín de interrogantes de los que hace ya muchos meses.

Y se fue. Nosotros, entre emocionados y asustados, conocimos la familia anfitriona de Suecia, lo cual nos tranquilizó. Jessica y Anders, con sus dos hijas, dieron el último paso para que María se integrase perfectamente en su familia, en su casa, en su país, en su cultura y poco a poco encontrara su lugar y una nueva ilusión. La tecnología, a pesar de las recomendaciones de AFS, también ayuda e hizo el resto y creó la magia. María está lejos, pero cerca. Está sin nosotros, pero en familia, tiene aquí sus amigos y allá tiene muchos más….

Y ahora en una armonía perfecta, vemos como espectadores orgullosos y satisfechos, que todo aquello por lo que luchamos, con lo que nos sacrificamos, por la formación, la educación y sobre todo la creación de una personita, en varios meses y a más de 2.000 km de distancia, está dando sus frutos y María se está convirtiendo en toda una mujer agradecida, responsable, ilusionada, extrovertida e internacional.

Ésta es nuestra experiencia y nuestra esperanza, pero nuestro camino solo ha hecho más que empezar. El año que viene se va Gabriel a Alemania y en cinco años, Lucas ya nos pide que él quiere irse a Canadá, habrá que ir reservando la plaza ;).

Aunque para vivir la experiencia en AFS de manera completa, desde diciembre somos familia anfitriona de Lucia, una participante de Austria con quien compartiremos y viviremos la otra cara de la moneda.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: