¡Enero no perdona!

No perdona que estrenemos año sin preguntarnos ¿y ahora qué? después de haber pasado el torbellino navideño, tras el cual la vuelta a la rutina, a veces, se nos presenta como un abismo. Pero no queremos ser dramáticos ni trágicos. Queremos que AFS, que nuestros valores y misión, estén en vuestra lista de propósitos de 2016.

No sabemos si vuestra casa habrá estado llena de artículos y decoración navideña las últimas semanas. Pero lo que sí sabemos, aunque nos encantaría que nos lo corroborarais, es que esta ha sido una Navidad muy diferente, ¿verdad? Y para eso, solo necesitamos saber cuántas veces AFS, y la experiencia en la que estamos todos inmersos, ha sido trending topic, el tema de conversación principal, en las reuniones familiares, y navideñas en general, alrededor de la mesa.

Simon_USANH14
Simon, a la derecha, de Estados Unidos vivió una Navidad en Cantabria hace un año con su nueva familia, como uno más.

¿Cuántas preguntas habéis tenido que responder sobre qué es eso de un programa de intercambio en el extranjero, por qué habéis decidido recibir a un participante de otro país en vuestro hogar, para qué os sirve esto? ¿A alguien le suenan o le resultan familiares estas preguntas? Pero si las habéis tenido que responder muchas veces, quizás no os habéis dado cuenta de algo que – esperamos – haya pasado: y es la naturalidad con la que nos gustaría que hubierais respondido a todas ellas.

Porque la naturalidad, al fin y al cabo, es lo que acabamos buscando con estas experiencias. Es decir, que a gracias a la adaptación acabemos integrando a nuestra rutina nuevas actitudes, visiones, costumbres y aprendizajes.

Y ahora estamos en ese momento en el que somos conscientes de la adaptación, ese momento en el que – después de haber compartido unas fechas tan familiares e íntimas con quien hasta hace poco era una persona desconocida – nos damos cuenta de que la familia ha crecido, en un sentido intercultural. La Navidad en AFS es como la prueba de acero de la experiencia. Es el punto de inflexión en el que la rutina, más allá de algo tedioso, se convierte en algo positivo y hace que las relaciones se vayan fortaleciendo cada vez más y duren por años.

DSC01786
Concha y Santiago (a la derecha) durante la boda de Siu Ki, de Hong Kong, quien vivió una experiencia AFS en España en 2002.

El mejor ejemplo y prueba de ello es esta historia que compartimos en nuestras redes sociales de un encuentro 13 años después de una experiencia AFS. Pero no un reencuentro cualquiera, sino un reencuentro con boda ¡y padrino anfitrión incluido!

Queremos empezar el año leyéndoos a vosotros, papás y mamás AFS. ¿Habéis notado cómo esos lazos se estrechan en vuestro hogar? ¿Habéis notado a vuestro hijo en su país anfitrión más integrado y unido a todo su entorno? Y por supuesto, que nos contéis qué tal la Navidad 🙂

¡Hagamos de “compartir experiencias” un propósito de este año!

2 comentarios sobre “¡Enero no perdona!

Agrega el tuyo

  1. Navidad…dulce Navidad. Diferente sí…. porque nuestro hijo ha estado a muchísimos Km de aquí pero sigue tan integrado que la alegría que nos trasmite no deja que estemos tristes por su ausencia. Él está en Atlanta y dice que la curva de emociones siempre está por encima del lápiz con lo que nunca llega a estar triste. Ësto lo hace posible una familia anfitriona que le está proporcionando una estancia estupenda a nuestro hijo. La Navidad la ha vivido llena de tradiciones familiares: ir a comprar el pino a un vivero cerca de casa y trasportarlo entre todos, preparar artesanalmente los regalos ( Rubén ha tejido una manta, ha hecho libretas con papel reciclado, ha regalado dibujos y poemas hechos por él….), visitar el jardín botánico de la ciudad ( en Navidad lo ponen precioso ), pasar los últimos días del año en una Christmas school aprendiendo bailes regionales en Kentucky, recibir la primera mañana del año nuevo dándose una chapuzón en una piscina de agua helada al aire libre, qué frío!!!!….y un montón de actividades que son su rutina navideña y de la que han hecho partícipe a Rubén.
    La verdad es que nos ha dado mucha envidia porque aquí nosotros no podemos disfrutar tanto de la Navidad entre otras cosas porque no tenemos tantas vacaciones!!! Rubén está viviendo todo ésto como algo novedoso, no así su familia anfitriona que no ha cambiado para nada sus hábitos sino que le han involucrado desde los primeros días de estancia en USA.
    La verdad es que le echamos de menos cada minuto que pasa pero no hemos estado tristes no….qué más feliz puede hacer a unos padres que ver a su hijo disfrutar de la vida ….
    Un fuerte abrazo,

    Mariola

    1. ¡Gracias por contárnoslo, Mariola! Y nos encantaría verlo. A ver si animas a Rubén a que nos envíe alguna foto 😉
      Nos alegramos mucho también de que a vosotros os aporte tanta alegría verlo feliz. Y de que Rubén esté aprendiendo tanto, ¡hasta manualidades!
      ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: