Un miembro más, un miembro menos

Los que pongan un plato más en la mesa esta Navidad, un paso al frente, por favor; y los que pongan uno de menos, ¡también! Porque seguro que lo que no faltará será algo nuevo, novedoso y una gran sonrisa de alegría por vivir la tradición de una manera diferente este año.

¿Alguno de vosotros va a comer lutefisk o pinnekjøtt? ¿Tomaréis un poco de gløgg o ya habéis metido al horno algunas pepparkakor, plätzchen o, cómo no, Christstollen? Cuidado con este último, que como muy bien sabéis, debe reposar 3 semanas antes de poder comérnoslo y estamos ya apurando. Pero qué me vais a contar vosotros, familias AFS, de tradiciones navideñas del mundo si, seguramente, sea uno de los trending topic de conversación en vuestras familias estas semanas.

Las familias de recepción tenéis la facilidad de poder sumergiros y vivir una Navidad diferente “aprovechando” la convivencia con un especialista y experto (celebren o no la Navidad en su país) en productos, para nosotros, puede que exóticos y nuevos.

EllaPalo_FIN14 (20)
Ella, participante de Finlandia, en el centro con gafas, vivió el año pasado una navidad diferente en Vigo junto con su familia anfitriona.

Esta es una ocasión para estrechar esos lazos y fortalecer la relación entre todos los miembros compartiendo, aprendiendo y divirtiéndoos con las manos en la mesa preparando, por ejemplo, Knäck. Aprovechad, como papás anfitriones, esta época para acercaros más y acompañar a vuestro nuevo hijo de recepción en los días en los que le encantaría estar con su familia natural y en su país. Pero hay que destacar y resaltar sobre todo que esta es una experiencia irrepetible y, probablemente, un punto de inflexión en la experiencia donde se acabará demostrando que el participante es uno más en su entorno.

 

Pero estar lejos de nuestros hijos este mes de diciembre también es motivo de alegría. ¿Os acordáis de cuando eran mucho más jóvenes y vivían la Navidad con esa ilusión, inocencia y entusiasmo? Pues ahora, estando en otro país, tienen la oportunidad de revivir esos mismos sentimientos donde todo es novedoso, llamativo y excitante. Y donde, probablemente, haya muy poco espacio y tiempo para ponerse a pensar en sus “navidades tradicionales”. Eso, como papás, debe alegraros. Pensad cómo vosotros mismos os contagiabais de esa felicidad que irradiaban y de la oportunidad que le habéis dado para recuperarla y revivirla.

¡Así que en ninguno de los dos casos hay lugar para la nostalgia! Muchas veces nos quejamos de que “ay, ya está aquí la Navidad, otra vez las cenas, los reencuentros y los atracones de comida”. Pues este año, sin excusa, tenemos la oportunidad de disfrutarla de una manera diferente.

Involucrad a vuestros hijos de recepción en el menú, incluyendo algo típico de su país para que nosotros también salgamos de la rutina anual. Y sorprended a vuestros hijos en el extranjero mandándoles una foto de lo estupendo que os ha quedado el töltött káposzta, los æbleskiver, un yule log o el gingerbread tan típicos de los países donde vivirán sus navidades este año.

Sin duda, una Navidad distinta, sí. Pero, ¿qué novedad incorporáis este año a vuestra celebración?

2 comentarios sobre “Un miembro más, un miembro menos

Agrega el tuyo

  1. Es verdad!!! No se nos había ocurrido. Tenemos que poner en la mesa un plato que nos diga nuestra hija que no esta con nosotros. Que nos de una idea rica,rica… gracias por la idea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: