Es cuestión de perspectiva

Dícese de la visión, considerada en principio (¡ojo!) más ajustada a la realidad, que viene favorecida por la observación ya distante, espacial o temporalmente de cualquier hecho o fenómeno.

A muchos os puede sonar muy familiar esta definición que representa que es clave para el éxito de una experiencia AFS.

Y sí, estamos hablando de la perspectiva. De la apariencia o representación engañosa (¡peligro!) y falaz de las cosas.

Sin título-1-01

Una experiencia intercultural no se trata de ceder, de dar la razón ni de quedarse con ella, y mucho menos, de llevarse la famosa perra gorda. Es cuestión de moverse un poco, lo cual, no lo vamos a negar, requiere de esfuerzo y de ganas, claro. También, como hablamos en la anterior entrada, hace falta diálogo para que las dos partes que se encuentran frente a un mismo fenómeno encuentren los incentivos y motivación suficientes para ponerse del mismo lado. Se darían cuenta así de que este hecho tiene muchas más formas de las que pueden ver desde cualquiera de las zonas de confort en las que están situados.

Ya puede que todo esto nos empiece a sonar familiar, que empecemos a encontrar alguna relación entre esta imagen y alguna situación que desde que nos embarcamos juntos, tanto en la experiencia de recepción, como de envío, o de ambas a la vez, hayamos vivido.

Imagina que por un momento estás en Japón, paseando por las calles de Inazawa. Algo que nos llama la atención es ver a chicas jóvenes paseando agarradas de la mano. Y desde nuestra perspectiva, podemos interpretar ese gesto de varias maneras. Camila, participante becada a Japón el año pasado, nos contaba esto:

El contacto físico, aquí en Japón, no es tan cercano como en España. Los padres y las madres no enseñan nunca afecto entre ellos. Los novios y novias jóvenes no se besan en la calle. De hecho creo quien más muestra afecto son las amigas del colegio y aquí en Japón, cogerse de la mano entre chicas como muestra de amistad es completamente normal.

La necesidad de descubrir la perspectiva de las cosas no es solamente un elemento que, desde el papel de papás y mamás, se aplique más en las experiencias de recepción en nuestro país que en las de envío al extranjero.

Obviamente, en las experiencias de recepción, descubrir los entresijos en la disparidad de comportamientos y opiniones nos facilita la convivencia con una nueva cultura, permitiendo un aprendizaje . Por eso, debemos aplicar la empatía y el diálogo a nuestro día a día para comprender el por qué de las cosas.

Con las experiencias de envío, a la óptica de las circunstancias se le añade el componente de la distancia. En ese sentido, hay que agradecer a la RAE el hecho de incluir el adjetivo engañoso en la definición de este concepto porque, de alguna manera, la perspectiva queda coja, incompleta. Nos falta el factor de la observación, elemento clave en la integración y comprensión de las situaciones. Son nuestros hijos en su país anfitrión los que tienen la capacidad de observar el comportamiento, los gestos, las maneras de los locales. Por eso, vuestro papel es el de animarlos a observar y preguntar.

Toda perspectiva se forma partiendo desde un mismo punto geométrico y, como mamás y papás de una experiencia AFS, el éxito de la misma se consigue cuando todos somos capaces de situarnos en ese punto para poder comprender a los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: